Nuestra Historia

La Historia de Mateos comenzó a principios del siglo XX con una pequeña fábrica de jabón en la forma más rudimentaria, hasta la actualidad una empresa con tecnología de última generación para tratamiento de grasas y aceites naturales en la que se mantiene como empresa plenamente familiar tanto en la composición del capital como en lo referente a la gestión del negocio.

PRIMERA GENERACIÓN (1913-1952)

Juan Mateos Gil nació en 1885 en un pequeño pueblo de la montaña de Ávila sin grandes perspectivas de trabajo, por lo que emigró a Valladolid. Allí empezó a trabajar de tendero y en 1913 se vio con la oportunidad de abrir su propio negocio mediante la toma en traspaso de una fábrica de jabón de la calle Puente Colgante.

Se trataba de una fábrica muy básica de jabón común utilizado entonces, antes de la existencia de las lavadoras, como único método de lavado. Cuatro o cinco empleados realizaban el proceso necesario para la obtención del jabón, mediante el método de la saponificación (el aceite o la grasa se mezclaba con sosa y se calentaba en una caldera; posteriormente se secaba y se cortaba con un alambre).

Los clientes eran tenderos no sólo de Valladolid, sino que se suministraba a empresas como Renfe y la Marina. La comercialización de estos productos fuera de la provincia eran variadas; el propio Juan Mateos realizaba viajes en tren con muestrarios por todo el país (en uno de estos viajes con destino a Galicia conoció a la que sería su esposa Leonor Ruiz).

En 1939 se lleva a cabo la inversión más importante hasta el momento, por la oportunidad que se presenta de la compra del 88% de las acciones de la Sociedad Anónima Vallisoletana de Colas, Gelatinas y Abonos. Esta sociedad consistía en una fábrica en Cabezón de Pisuerga que desde los años 1910 o 1912 se dedicaba a la fabricación de cola de carpintero a partir de la gelatina de hueso de los animales. Este producto cayó en desuso con la aparición de los productos sintéticos a partir de los años sesenta, pero esta fábrica siguió con su fabricación hasta 1981, siendo la última de España en cerrar.

Resultaba interesante el aprovechamiento total de los productos de partida, ya que, como subproducto, se obtenía materia prima para la fabricación de jabón; eran años de escasez de materia prima, sobre todo de la carne de donde se obtenía el hueso.

SEGUNDA GENERACIÓN (1952-1993)

En 1952 Juan Mateos y sus tres hijos, Jesús, Ángel y Mariano, constituyen una sociedad anónima.

Esta sociedad se hace propietaria de la mitad del terreno de Vallisoletana de Colas en Cabezón de Pisuerga, donde se construye una fábrica de jabón nueva más grande y moderna. Las instalaciones son ya más complejas: desdobladora para la mejora de la calidad de la grasa (convirtiéndola en ácido graso), máquina de jabón, máquina de cortar, troqueles para poner la marca y túnel de secado. El traslado a la nueva fábrica se lleva a cabo en 1954. La fábrica cuenta con apartadero de tren que permite cargar los vagones directamente, además de este transporte por ferrocarril también se utiliza el camión.

El producto se comercializa con marcas propias: MATESA y RULA, y los clientes siguen siendo tenderos y almacenistas de toda España.

En los años 60 con la aparición de las lavadoras automáticas, que aquí se generalizan a principios de los años 70, significó la desaparición casi total del jabón común, que se convierte en un producto obsoleto en el mundo desarrollado.

En ese momento, se hizo un esfuerzo inversor para mejorar la calidad de los productos y lanzarse a la búsqueda del mercado del jabón de tocador. Para ello se construyó una planta de destilación de ácidos grasos que permitieron la salida como materia prima intermedia para distintas aplicaciones, la primera de ellas para el jabón de lavadora.

El cambio se realiza de forma gradual pero rápida; va disminuyendo progresivamente la fabricación de jabón hasta convertirse en casi residual.

Desde principios de los 70, cambia la tipología de clientes, siendo necesario crear un laboratorio de control para pasar los exámenes de homologación y verificar las condiciones del proceso y del producto final. La actividad principal de la empresa a partir de entonces se convierte en la venta de ácidos grasos destilados líquidos.

La fabricación del jabón como tal disminuye mucho, pero sigue produciéndose de forma residual en dos caminos diferentes; se consigue producir un jabón de tocador (HENAR, JARA Y COMODÍN).

El otro camino, es la venta de la base del jabón de tocador en viruta antes de añadir la esencia, el color, la forma, y la marca a las multinacionales, cuya deslocalización, a mediados de los 80, determina el final de Mateos S.L. como fabricantes de jabón.

En los años 80, uno de los mejores clientes de Mateos confirma un cambio de formulación que exige la saturación de los ácidos grasos, requiriéndose un proceso industrial complementario de hidrogenación de los ácidos grasos; esto supone una fuerte inversión para continuar en el mercado.

Esta evolución abre posibilidades; por un lado, el acceso a nuevos sectores dentro de los ácidos grasos, como por ejemplo el sector de neumáticos y caucho, así como la detergencia. Además permite abrir otra línea de grasas hidrogenadas para alimentación humana.

En enero de 1993 se trasladan las oficinas centrales de Valladolid a Cabezón de Pisuerga; este traslado marca además simbólicamente el paso generacional de la segunda a la tercera generación, al igual que el traslado de la fábrica en 1954, supuso el relevo de la primera a la segunda generación.

TERCERA GENERACIÓN (1994-Actualidad)

En 1993 se encuentra una nueva área de desarrollo dentro del terreno de la alimentación para ganadería: lo que se llaman grasas bypass o protegidas, abriendo un abanico de posibilidades de desarrollo de nuevos productos que continúa hoy en día.
En 1997 se decide la inversión de una planta de cogeneración de 7,5 MW para la producción eléctrica, garantizando el autoconsumo, siendo ésta la inversión más importante que había afrontado la empresa hasta el momento y que supone una mejora medioambiental.
Entre los años 1999-2004 se invierte en nuevas instalaciones de desdoblamiento y destilación, de producción en continuo y con automatización de control; se afronta también la instalación de una planta de producción de hidrógeno para autoconsumo y la instalación de una depuradora de aguas residuales para adaptarnos a la normativa ambiental. También se invierte en instalación de fabricación de estearatos de calcio de zinc, así como en una planta de fabricación de dispersiones de estearatos.
Entre los años 2010-2017 Ampliación de la capacidad de fabricación de estearatos incorporando el estearato de magnesio, y aumentando la gama de productos, incorporando los productos “libres de polvo” a nuestro catálogo.
Entre 2018 hasta hoy, apostando de nuevo por la innovación incorporamos una nueva instalación de fraccionamiento, lo que supone un nuevo récord en inversión, ampliando la gama de ácidos grasos incluyendo el oleico y palmítico, coincidiendo con esta ampliación de instalaciones hemos dotado a nuestro laboratorio de un nuevo espacio ampliado, renovando además los equipos, todo ello con la idea de continuar con el espíritu con el que nació nuestra empresa.